Encuentro de Waters y Piñera atenta contra la democracia

No se puede desconocer que la figura del británico Roger Waters es imprescindible a la hora de entender la evolución del rock progresivo occidental. Sin embargo, ¿ello le permite poder así, sin más solicitar audiencia con el presidente de la república, pasando por encima, por ejemplo, de la comunidad de Aycén?

Durante la semana, Chile, o al menos su espectro musical, se ha visto conmocionado: viernes 2 y sábado 3 de marzo, marcan el arribo de uno de los artistas más influyentes en el mundo de las partituras occidentales. “THE WALD” la obra, y Roger Waters su ejecutor. Su atención mediática ha sido impresionante: varios especiales, y una que otra aparición en TV dan cuenta de su presencia a tal punto que el mismísimo presidente se dio tiempo para saber de él.

Este acontecimiento, que pone en entredicho la real igualdad entre toda la ciudadanía haciendo que la frase célebre de la novela “Rebelión En La Granja” sobre que todos los animales eran iguales, pero que habían animales más iguales que otros, no es aislada.

Ejemplo de ello, es cuando Michelle Bachelet recibió en audiencia especial a la cantante colombiana Chaquira en noviembre de 2006, en que si bien se abordaron temas del trabajo infantil, enmarcados en el rol de embajadora de UNICEF de la colombiana, la actividad no estaba agendada, más bien se hizo aprovechando los dos conciertos que daría en Santiago en aquella semana.

Así, no resulta incomprensible ver hoy un dejo de molestia de parte de los parlamentarios y ciudadanía de Aysén, que llevan varias semanas buscando conversar con el ejecutivo para poder destrabar el conflicto que tiene en jaque a la región. Entonces me pregunto ¿acaso el que Waters sea el cofundador de una banda impresionante como lo es Pink Floyd le da el derecho de estar por encima de nuestra atolondrada burocracia?

Nadie puede negar las buenas intenciones que trae el autor de “Hey You”, o Shine on You Crazy Diamond, abogando incluso en el litigio por las Malvinas entre Inglaterra y Argentina. Sin embargo, tampoco nadie puede negar que no ha intentado pedirle audiencia alguna al presidente de su tierra o al de los Estados Unidos, menos al Papa.


Igual les dejamos con un clásico de él, sacado del show del año pasado.

6 ¿Respuestas o reclamos?:

Anónimo dijo...

No se escribe “THE WALD” se escribe the Wall. Slds.

Anónimo dijo...

Dices en la descripción de tu blog "siguiendo el pensar y sentir del poeta José Martí, emerge como fuente de trabajo...".

Por favor, no le faltes el respeto a Martí, y mejor no lo consideres como una fuente laboral. Al menos no antes de instruirte. Sl2.

cotekdahl dijo...

Aysén, no Aycén...

Anónimo dijo...

UFFF quiero pensar que decir aycen o the wald o incluso chaquira es con algun tipo de ironia o no??

Beatlejo dijo...

Querido amigo o amiga. Gracias por la corrección de ortografía. Te cuento que yo soy periodista. Sucede que mi vista no es buena (soy casi ciego) por lo que ocupo lectores de pantallas para poder ocupar el pc. Te agradecería si sigues dándo tu parecer ortográfico, y así quien dice algún día, das tu pensar, peroesta vez sobre las ideas escritas.

Daniel Rico dijo...

Daniel Rico
Roger Waters, otro ladrillo en la pared.

En un fenómeno de consumo masivo tipicamente argentino, medio millón de nativos asistirán a 9 conciertos de un viejo rokero ingles, en el tramo final de su decadencia artística. Así podrán ver al simpático anciano hacer el playback en vivo de su obra mas famosa, estrenada hace mas de veinte años.
Una verdadera fiesta de la burguesía vernácula, llena de resabios coloniales, siempre ávida de consumir lo que venga del hemisferio norte.

Waters debió ser el primer sorprendido por la dimensión de su éxito argentino, acaso eso lo moviera a declarar en un reportaje televisado en Chile que creía que "las Islas Malvinas son Argentinas". Claro que luego se desdijo.

Waters embolsara cerca de 20 millones de dólares por sus conciertos. Hasta donde se no ha hecho ninguna donación a ninguna obra de caridad, pero si ha visitado varios barrios pobres de la capital, ha tocado con agrupaciones de músicos juveniles de esos barrios, y se ha sacado abundantes fotos.
Esta buenísimo hacer caridad, siempre y cuando sea gratis.

Algunas de esas fotos lo muestran acompañado por el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri. Roger lo ha felicitado por su labor humanitaria, y lo ha instado ha seguir con ella.
Mientras tanto, Macri mandaba cerrar 200 cursos de escuelas públicas, al tiempo que aumenta el presupuesto para las escuelas privadas, en especial las católicas.

Puesto que uno de los puntos altos de su obra, "The Wall", es la critica a la alienación de los niños en el sistema escolar, tal vez Waters este de acuerdo en que se reduzcan los recursos para la escuela publica.
Los niños no necesitan educación, según piensan los privilegiados que han recibido la mejor educación del mundo.
Esta es una forma de pensar muy popular en las universidades públicas argentinas, en especial entre los estudiantes de izquierda, casi todos hijos de la pequeña burguesía de comerciantes, profesionales y empleados públicos que forma la "clase media": habiendo recibido todos los privilegios que el estado puede otorgarles, proponen la abolición del estado, para que los pobres no reciban lo mismo, pues consideran que eso es malo para ellos, porque es una forma de represión.

"El artista recorrió las instalaciones del CPI "La Tortuga Manuelita" junto a Macri y su esposa, Juliana Awada." (Ámbito Financiero, 2012.03.14)

Recordemos que Awada es la dueña de una conocida marca de ropa, denunciada por producir con trabajo esclavo, incluidos niños.
Macri esta siendo procesado por la justicia por armar una unidad de espionaje parapolicial, que entre otras cosas espiaba a los familiares de las las victimas judías del atentado a la AMIA.
También organizo una unidad especial nocturna, la UCEP, que limpiaba las plazas de personas sin hogar, dándoles palizas.

Como vemos en la foto, Macri ha hecho instalar una gigantobrafía en la principal avenida de la ciudad conmemorando la visita del inexplicablemente ilustre visitante.

Como dijo Bono, de U2, "no hay que confundir Rock Progresivo con Rock progresista."

Publicar un comentario

Escribe lo que se te venga en gana